Eucaristía para el espíritu

¿Alguna vez tuviste la visita de alguien muy importante a cenar? ¿Cómo crees que prepararías tu casa, tu vestimenta y tu mesa si tendrías que recibir una personalidad distinguida, como un embajador, o un obispo, un presidente, o al mismo papa? Si yo tendría esa responsabilidad seguramente le dedicaría una preparación importante, echando mano a los mejores atuendos que pueda tener para mi vestimenta, mi mesa y mi casa, cuidando los detalles, y con especial esmero la pulcritud y limpieza del ambiente.

¿Y si ese “alguien importante” fuera el mismo Dios? ¿Y si en reemplazo de tu casa, el lugar de encuentro fuese tu mismo cuerpo? ¿Cuál crees que tendría que ser tu preparación?

Según lo dicta la liturgia, hoy celebramos la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo: Corpus Christi.  Poco se puede agregar al hondo significado que tiene el sacramento de la Eucaristía para la Iglesia Católica, que en cada misa lo revive (literalmente) tal como aquella cena donde fue instituido por nuestro Señor junto a sus discípulos.

Como Iglesia y comunidad sabemos que la celebración de la Eucaristía forma parte medular de nuestra vida cristiana. Al momento de tomar la comunión gozamos de un honor supremo, y para recibir el banquete celestial del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, debemos corresponder en consecuencia con una preparación y estado interior a la altura de lo esperado. Y para estar en gracia y ser dignos comensales de Su mesa, el mismo Dios nos ofrece en bandeja el sacramento de la reconciliación.

Sin embargo pueden haber situaciones en las que un cristiano no encuentra ocasión para su reconciliación, o no pueda recibir sacramentalmente la comunión. Aquí es donde podemos acudir a la Comunión Espiritual, que constituye un consuelo real para quienes no pueden comulgar. Existen varias oraciones para la Comunión Espiritual, y con mucha humildad sugiero la siguiente, elegida por su brevedad y su énfasis en la “preparación”:

Señor Jesús, ya que hoy no puedo recibirte sacramentalmente, te ruego que vengas a mí de manera espiritual.

Prepara mi vida y mi corazón para que pronto pueda recibirte en tu cuerpo y tu sangre.

Amén.

tarjeta_comunion_espiritual

Te propongo un sencillo apostolado: si vamos a misa con familiares o amigos, y observamos que alguno no se acerca a recibir la comunión, podemos obsequiarle en ese momento, con discreción, esta tarjeta con la oración de la Comunión Espiritual. Con el tamaño de una tarjeta personal puede ser guardada en la billetera para tener a mano en toda ocasión: al visitar el sagrario, o al pasar delante de una iglesia, o para rezarla junto a un enfermo o un privado de la libertad.

Ojalá redescubramos el valor de la Eucaristía, y tratemos de mejorar nuestra preparación en cada nueva comunión en la que se nos brinde nuestro Señor.

4 opiniones en “Eucaristía para el espíritu”

  1. Me gusto mucho la ORACION ….Me parece muy simple , pero profunda , porque se pide el DESEO de la Comunion Sacramental. Muchas gracias ! Saludos en Cristo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *