El Paráclito: el gran desconocido

Cuando niños, lo primero que nos enseñan nuestros padres, es a hacer la “señal de la cruz”: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La Santísima Trinidad.

Nos resulta fácil asociar a Dios padre, en la imagen y semejanza del nuestro padre terrenal; a Dios hijo a un bebé en manos de su madre. En cambio, no podemos asociar a Dios Espíritu Santo con nada “terrenal”, si se me permite la expresión. Nos quedamos perplejos.

Sin embargo, sabemos que tanto Dios Padre como Dios Hijo actúan, por intermedio, del Dios Espíritu Santo. El Dios Amor. El Paráclito.

Como vemos las palabras se manifiestan “pobres” para expresar toda una realidad divina, insondable, para nuestro limitado conocimiento humano, del cual sólo es una pequeña luz (imago dei) del Conocimiento con mayúsculas, divino. Es así, que nuestra inteligencia es lo que nos hace “imagen y semejanza de Dios”; porque Dios, Uno y Trino, es espíritu, carece de un cuerpo material.

¿Por qué “el gran desconocido”? Porque, como vimos, aún hoy en día, el Espíritu Santo sigue siendo difícil de percibir y de conocer para la mayoría de los mortales y también, vale reconocerlo, para la mayoría de los cristianos, católicos inclusive.

No obstante ello, no podemos rezar el “Padre nuestro…” sin que haya sido sugerido por el Espíritu Santo; no podemos decidir, en libertad, ir a confesarnos sin que, nuevamente, el Espíritu lo sugiera; en suma, no podemos decir “Señor” sin que haya habido, lo llamemos así, una “moción del espíritu”.

“El gran desconocido”, por tanto, demuestra lo que nos falta por conocer: sus dones, sus mociones, su procedencia, su fundamento teológico, etc.

Espero que estas líneas sean leídas y en aquéllos que las lean, el Espíritu Santo induzca a actualizar la inteligencia y a investigar, si realmente se quiere conocer la Verdad, quien es este Gran Desconocido que actúa hoy en el mundo.

“El gran desconocido” alude al título de una homilía de  San Josemaría, predicada el 25/05/1969, y publicada en el libro Es Cristo que pasa, de editorial MiNos.

2 opiniones en “El Paráclito: el gran desconocido”

  1. Querido Javier:
    Sólo me he detenido a leer los artículos que están muy buenos. La idea me parece excelente y pido al Espíritu Santo luces para los autores y para los lectores, que buena falta nos hacen a todos.
    Felicitaciones para vos, Cristián y Javier. Pido que haya mucho fruto en Jujuy y desde Jujuy.
    Ya me detendré un poco más en los artículos y, si puedo colaborar con algo más, será un gusto.
    Un abrazo
    Martín

  2. Apreciable hermano en la Fe´.
    Navegando en busca de información para crecer en mi evangelización, me encuentro con estos textos muy acertados de tu parte, en cuanto a lo que hemos llamado “La tercera Persona Trina”, lo que en realidad, a mi poco conocimiento de las escrituras, es la primera que andubo sobre la faz de la tierra ( aceanos). Por lo tanto, no deberiamos desconocerlo, más bien deberiamos ubicarnos.
    Que el Espiritu de Dios nos siga iluminando. AMEN.
    Un afectuoso abrazo
    Ommar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *