El Grafito de Alexamenos

Verdad, calumnias e insultos

“Αλεξαμενος σεβετε θεον”
(Alexamenos adora a [su] dios)

En 1857 es desenterrado en el Monte Palatino, el edificio denominado “Domus Gelotiana” y junto a él se descubrió, el que iba a ser conocido como el “grafito de Alexamenos”. Este grafito encontrado en un muro en el monte Palatino, una de las 7 famosas colinas de Roma, es la primera representación  pictórica conocida de la crucifixión de Jesús y la primera blasfemia cristiana conocida. La imagen representa a un hombre con cabeza de burro que estaría crucificado y a su izquierda hay un hombre que levanta una mano, bajo este gráfico hay una leyenda escrita en griego: “Αλεξαμενος σεβετε θεον”, Alexamenos adora a [su] dios.

Es sabido que el mundo intelectual y popular grecoromano acusaba a la incipiente Iglesia primitiva de “antropofagia” (comer carne humana) en sus reuniones; clara referencia a la “fracción del pan” como se llamaba en ese entonces a la Eucaristía; y otra de las pocas conocidas era de “onolatria” (adoración de un asno), tal es la confirmación de esta calumnia con este grafito donde con burla a Alexamenos se lo quiere ridiculizar en su fe.

Desde esta primitiva figura grabada en un grafito hasta los últimos aportes de la tecnología al servicio del cine, donde con burla e ignorancia en películas como por ejemplo “El sentido de la vida” de los Monty Phyton, “El Código Da Vinci” de Dan Brown, se hace un continuo acto de ridiculez de nuestras creencias y prácticas como creyentes, o marcando un oscuro camino de sospechas y de mentiras en el surgimiento de nuestra fe.

Es verdad que muchas de las causas por las cuales la Iglesia es perseguida y atacada se deben a las debilidades y escándalos de sus miembros, que nada tienen que ver con el seguimiento a Jesús, pero por otra parte, es verdad que en la mayoría de los casos la Iglesia es continuamente atacada y descalificada por sus creencias y por el estilo de vida, valido y creíble, que propone ante tantas ofertas que hoy el mundo ofrece.

“Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el Reino de los Cielos”.
(Mt 5,10)

La opción por una vida consagrada, el valor de la fidelidad, el respeto por la vida en todos sus órdenes, la vivencia de una sana sexualidad, la superación de nuestros egoísmos para salir en busca del prójimo, el perdón, el amor a nuestros enemigos, la valentía de anunciar y proclamar nuestra fe, todo esto solamente se vive y se entiende en lo que Juan Pablo II llamo la “lógica del amor” ante la “lógica del mal”, disfrazada de un progreso de las libertades individuales, que el mundo continuamente propone.

¡Ojo! que aquí no quiero hacer una apología maniqueísta, Iglesia vs. mundo, una guerra entre el bien y el mal, porque tanto la Iglesia como el mundo necesitan de una continua conversión. El cristiano está llamado a ser sal y luz de este mundo del cual es parte, y darle lo mejor que tiene que es Jesús Muerto y Resucitado. Pero no hay que ser ingenuos a la hora de peregrinar por esta tierra y en estas horas de la historia, que los medios de comunicación social son el grafito donde se inscriben las mayores mentiras, calumnias e injurias hacia nuestra fe, tergiversando la verdad de nuestras creencias, dejando un manto de sospecha, confundiendo y produciendo rechazo de los no cristianos y en especial de los más débiles y menos instruidos en nuestra fe.

El grafito de Alexamenos detalla en su dibujo, a un hombre con cabeza de burro crucificado, alterando la verdadera figura, transformándola en “más” grotesca e inaceptable para el mundo grecoromano. Los grafitos de hoy no solo son imágenes sino también voces y sonidos, donde en un festín de secuencias y momentos se rebaja y ridiculiza, se descalifica y vulgariza lo que muchos amamos y elegimos. Se altera y se desfigura nuestras creencias, parcializando nuestro mensaje, a modo de hacernos “intolerantes”, “retrógrados”, “medievales” y “cuadrados”, tal las expresiones que hoy en día circulan, hijas de estas grandes vidrieras mediáticas donde todo está bien y todo es aceptable.

Somos para esta corriente, hombres con cabeza de burro que adoramos a Otro con cabeza de burro, y que en el fondo les diría sinceramente “y a mucha honra”, sus burlas, sus continuos ataques no hacen más que fortalecer y enraizar más nuestra fe. Nos hace abrazar más nuestro compromiso con Dios y con el hombre, y ser más diligente con el hermano más necesitado y alejado.

San Pablo nos decía: “nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos”. Pidamos como Iglesia esa fuerza y esa sabiduría que solo viene de Dios, para no renunciar a este mensaje en medio de tantas adversidades, y escribamos y dibujemos en el grafito de todos los hombres, que es su corazón, el verdadero rostro de Dios que es amor y que nos ama. Que los obstáculos del mundo nos ayuden a todos los cristianos a ser más fieles, auténticos y humanos para la felicidad del hombre y la gloria de Dios.

8 opiniones en “El Grafito de Alexamenos”

  1. Decir que sí al amor de Dios es acercarnos al perfecto modo de amar que Él mismo nos sugiere.

  2. Sin ánimo de intentar convencerte de tu equivocación vital (algo que sé que es imposible a través del razonamiento), sólo preguntarte esperando una respuesta sincera y honesta:

    acusas al mundo no cristiano, diciendo “los medios de comunicación social son el grafito donde se inscriben las mayores mentiras, calumnias e injurias hacia nuestra fe, tergiversando la verdad de nuestras creencias, dejando un manto de sospecha, confundiendo y produciendo rechazo de los no cristianos”.
    Hablas de mentiras y de calumnias. De tergiversación.
    ¿A qué calumnias y mentiras te refieres?

    ¿Son mentiras los miles de casos, desde el siglo IV hasta ayer mismo, de pederastia eclesiástica?

    ¿Son injurias acusar a la Iglesia de prohibir el condón en África, condenando a muerte por enfermedades de transmisión sexual a millones de personas ignorantes y devotas?

    ¿Son tergiversaciones decir que, por culpa de la crisis, mientras que la gente pierde sus trabajos y casas, y se recorta en sanidad y pensiones, la iglesia mantiene intactos sus privilegios fiscales que ascienden a millones de euros?

    ¿Son sólo sospechas que la Iglesia lucha contra la homosexualidad como si fuese una enfermedad, una aberración, y por recortar los derechos de los homosexuales?

    ¿Son calumnias que la Iglesia a torturado, quemado, o condenado de diferentes maneras a los que no comulgaban con ella, y amasado poder y riquezas a cosa del pueblo durante casi toda su historia?

    Y todo esto sin siquiera entrar en el simple hecho de que las creencias Cristianas (como las del resto de religiones) no están fundadas en pruebas reales; nada se puede ofrecer que demuestra (ni justifique) la creencia en la existencia ni de Dios ni de los “milagros” narrados en las Escrituras Cristianas.

    Realmente, decir que se calumnia injustificadamente a la Iglesia es negar estos hechos históricos, obvios y aplastantes.
    ¿Eso es lo que haces, entonces? ¿Niegas todos estos hechos, y tachas al mundo de mentiroso y manipulador?

    Espero tu respuesta sincera, si la tienes.
    Un cordial saludo.

  3. Estimado Raúl… ¡mil disculpas por la respuesta tardía! Ahora volvemos de a poco a reanimar Paráclito.org.

    Son muchas las acusaciones que disparas contra la Iglesia, y me sería imposible contestarlas a todas fundadamente en un simple comentario. Desde la pederastia hasta la “demonización a los homosexuales”, pasando por la “riqueza” de la Iglesia y las aberraciones de la Inquisición. Más o menos expusiste los clásicos y recurrentes puntos de ataques de cualquier detractor.

    Definitivamente no pretendo evangelizarte con esta respuesta. Simplemente te dejo un par de cuestiones, que quizás (¡quién sabe!) sirvan para abrir alguna charla futura más profunda y madura, o tal vez para que indagues en forma personal en busca de la Verdad, que al fin y al cabo, es el el objetivo común tanto de la fe como de la razón.

    Primeramente déjame decirte que nuestra Iglesia es, por definición, Una, Santa, Católica y Apostólica. Pero así como la Iglesia es “santa” por ser encabezada (¡y fundada!) por el mismo Cristo, también hay que recordar que su cuerpo (nosotros los bautizados) la hacen “pecadora”. Es “santa” por su origen divino, y a la vez “pecadora” por su comunidad, el Pueblo de Dios, que constantemente necesita renovarse y convertirse para configurarse al modelo de Cristo.

    En segundo lugar hay que tener presente que, si bien dentro de la Iglesia existen muchas personas pecadoras (llegando incluso hasta los
    niveles más bajos de la miseria humana), también es cierto que, quien vive según la guía de la Iglesia y el Evangelio… ¡es un santo! Algo de esto traté en “Nuestros sacerdotes”.

    Un gran saludo desde Argentina mi amigo. Hasta cualquier momento.

  4. Básicamente, admites que en la Iglesia hay tantos corruptos como puede haber fuera de ella (y no debería, dada la función y preceptos de la misma).

    Mientras, por otro lado, no me aclaras el por qué de tus infundadas acusaciones en el post de que “los medios de comunicación social son el grafito donde se inscriben las -mayores mentiras, calumnias e injurias- hacia nuestra fe, tergiversando la verdad de nuestras creencias, dejando un manto de sospecha, confundiendo y produciendo rechazo de los no cristianos”. Si admites que la Iglesia actúa mal, y es atacada por ello, ¿como puedes decir entonces, que se la ataca con “mentiras”? Es una contradicción.

    Deberías plantearte porqué alguien formaría parte de una institución tan corrupta como puede serlo cualquier otra formada por humanos, por mucho que haya sido fundada, supuestamente, por el hijo encarnado de un dios.

  5. Creo Raúl que está bastante claro el espíritu de lo que se quiere comunicar en el artículo. Aun así no sorprende que un manifiesto opositor a la Iglesia trate de buscar contradicciones haciendo análisis puristas en el mensaje, o eche mano a ‘incipientes provocaciones’ participando en un blog católico. A esta altura considero que persistir en nuestras diferencias sería aburrir.

    Sobre mi pertenencia a “una institución tan corrupta” te digo, aunque no espero que lo entiendas, que se debe al don de la fe.

    Un gran saludo estimado.

  6. Deseo felicitar tanto a Christian como a Javier por su trabajo con dedicación y celo por nuestro Señor y la Iglesia. Es obvio que el Espíritu Santo les inspira en su ministerio y quisiera saber si continuarán escribiendo a pesar de los ataques como el anterior. Al mismo tiempo si pudieran sugerirme algunas lecturas bíblicas para los jóvenes de los tiempos de hoy u otras lecturas estaría sumamente agradecida. Que el Señor los guarde y bendiga a ambos.
    Sin más Olivia haro desde México.

  7. ¡Gracias por tus felicitaciones Olivia! Seguramente en Paraclito.org habrán más contenidos… a la velocidad que nos dejen los distintos compromisos.

    Hay muchas lecturas que pueden ayudar a la espiritualidad de los jóvenes, dependerá de la edad, madurez y nivel de formación cristiana de cada caso. Pero algo general que no tiene desperdicio es el “Youcat”: el catecismo destinado a los jóvenes que el Papa Benedicto XVI presentó en la última Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. En cualquier librería católica lo puedes conseguir, y hasta tiene su sitio en internet si te interesa: http://www.youcat.org/es.html.

    Saludos y que Dios nos regale a todos un fecundo 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *