Acerca

Tal como se enunció en aquella primera publicación, esta iniciativa surge entre amigos laicos, personas absolutamente comunes, con la simple idea de comunicar vivencias, ideas y reflexiones personales a través del cristal de la fe.

El día a día y lo cotidiano ofrecen mil ocasiones para encontrarnos con Dios: en la alegría sorpresiva, en la monotonía de la rutina, y ciertamente en la cruz inesperada. Pero si encaramos cada situación con espíritu cristiano, elevando nuestra mira más allá de este mundo, de cara a lo sobrenatural, todo se renueva con un nuevo color. Cada momento de la jornada se revaloriza al ofrecerlo a Dios, y desde el Padre tendremos, seguramente, las gracias necesarias para dar cada paso. Estas experiencias ordinarias son las que alimentan los contenidos de este blog.

Un poco audaces, y seguramente otro poco temerarios, echamos estos mensajes al océano digital. Con humildad tratamos buenamente de corresponder a la moción del Paráclito, el verdadero gestor de esta osadía. Sabrán disculpar cualquier eventual desacierto, torpeza o descuido, fruto quizás de un exagerado entusiasmo, o tal vez de una entrega al Espíritu Santo que debemos acrecentar, ya que nunca es suficiente.

“¡Testimoniad la fe a través del mundo digital! ¡Emplead esas nuevas tecnologías para dar a conocer el Evangelio de modo que la Buena Nueva del amor infinito de Dios por todos resuene de maneras diferentes en nuestro mundo cada vez más tecnológico!”

Benedicto XVI